domingo, 29 de junio de 2008

Final de vuelo


Buscó el pájaro por todos los arrabales del mundo. Le dijeron que era rojo. Y con mirada negra. Lo buscó como se buscan los amores. A contramar. Lo buscó oscuro y penitente. Pero era rojo. Y con mirada negra. Le dijeron que brillaba. Como una estrella única y desafiante en el fin de este mundo. Le dijeron que vuela de la boca de los dioses desterrados. Cuando laten los últimos tictaques. Y vuelven a tomar venganza. Le dijeron que era el último sol del último día. Lo buscó. Como buscan los locos. Hasta en las otras vidas. Lo buscó ácido y sin alas. A la luz de la noche. Lo buscó en los tachos de basura. Y en los huecos de los armarios. Le dijeron que era el último. El último pájaro de todos los pájaros. Rojo. Con mirada negra. Lo buscó en el sueño de los pobres. Y en el terror de los perdidos.
Buscó el pájaro por los arrabales de todas las vidas.
Lo encontró muerto. En la deriva del viejo mundo.
Le quitó una pluma.
Y con su sangre
escribió
el final.

4 comentarios:

aroa dijo...

no es un final-final?
aunque hermosas las palabras, no son un punto y luego blanco y silencio
di que no
que el pájaro se alce

Ánimo transoceánica silvana!

Anónimo dijo...

La vida es búsqueda constante Silvana, a veces lo que encontramos nos duele y es ácido. Pero lo bello y a la par doloroso no es lo que se encuentra sino ese no parar de buscar, el camino, el metro y medio de loseta desde la que saltamos para no quedarnos inmóviles y seguir, seguir...Y la gente que busca como tú no puede irse. Ya hay demasiados apalancados en el mismo metro y medio de loseta. Un abrazo grande grande que va a tu encuentro.erato

Anónimo dijo...

Es verdad. El pájaro debió alzarse. Hay que intentarlo.

Anónimo dijo...

volar, volar.
jamás detenerse
(...=...)