lunes, 22 de octubre de 2007

Martha


Martha es una cara labrada en la chapa del conventillo.
Ella aparece a veces. Casi espasmódica. Cuando la conciencia de uno se durmió y necesita quien la sacuda hasta despertarla. Violentamente. A los gritos.
Martha reduce el mundo a un retablo. Y lo hace bien. Cuatro marionetas minimalistas pueden sintetizar la más ardua de las complejidades. Martha le pone vida y voz al demonio y le imagina hijitos que dan ternura. Martha es capaz de hacer que el mismísimo demonio genere ternura.
Martha es dura, rea y mal llevada. Escandaliza a las vírgenes, fuma porros contra el dolor que la agrieta como un sismo y es capaz de conseguir cualquier teléfono, inalcanzable para un mortal pedestre. Uno la nombra y se abren las puertas. A su nombre se paran y se quitan sombreros.
Martha detesta a la policía y a los estúpidos. Tiene un brazo hippie y uno trosco. Una pierna libertaria y una cronista. Una oreja que escucha la sangre derramada y otra para la poesía de viento.
Supe de Martha cuando vino a morirse la primera vez. Hace veinticinco años. Ella siempre viene a morirse a esta tierra de gris.
(Me atrevo a decir, contra cualquier pronóstico, que Martha es inmortal)
“Llegué a este pueblo, pregunté por sus poetas y fue como preguntar por uranio enriquecido en un supermercado”, dijo hace veinticinco años cuando vino a morirse por primera vez.
Lo que me entusiasma es que cada vez que desembarca con intención de morirse regala libros. Y cuando no se muere, como siempre pasa, después anda consultándolos en todas las casas. Masticando caramelos de dulce de leche. Y apagando puchos por la mitad.
Martha pasa por el camino de uno y lo cambia. Lo transita, lo mejora, lo escribe, lo titiritea.
Martha es un duende de voz cascada y de nariz redonda. Al que amamos rotundamente.

7 comentarios:

claudia dijo...

Martha es también ese ser que nos hace creer sin límite ni frontera que se puede romper el mundo entero y construirlo de nuevo con la sabiduría, la convicción y la justicia de los títeres.

pupi dijo...

martha es sobretodoamiga, y es tan grande su sentido de amistad que es capaz de reir a carcajadas para que una no vea su dolor...y la lagrima no salga.
Hace 30 años que somos amigas,cuando nos conocimos, yo estaba sentada en el piso de la casa de mi novio. Inmediatamente me dijo mi signo y ascendente, adivinanza que le costo años de tirarme el Tarot y preguntar por el. No importa que haya en el medio: mate, pizza, queso y te, cualquier cosa es buena para un encuentro que siempre va a ser inmortal y enriquecedor. La calle Corrientes, lo que queda de ella, tiene mucho de Martha...de su coraje, su valentia, su generosidad siempreconlamanoenelbosillo para homenajearte con un cafe, un tostado, lo que prefieras...
Debe tener gente muy linda Olavarria para que la haya elejido...les mando un abrazo a los amigos de mi amiga que escriben mejor que yo que trabajo con el cuerpo. Pupi

graciela monica dijo...

A Martha se la ve, se la escucha, se la palpita aún a varios kilómetros, porque es de las guerreras que nunca se terminan de ir, es la voz que jamás envejece, es la revolucionaria de la vida. Es la que descubrió en mí ser a la asesina que no fui y a la detective incansable que persigue genocidas. Martha solo ante vos yo podría llegar a inclinar mi cabeza en señal de reverencia por el profundo respeto que te tengo.
También quiero felicitar el impecable párrafo que publicó Silvana sería imposible describir mejor a Martha. Un abrazo y te saludo de la única manera que podemos hacerlo vos y yo " HASTA LA VICTORIA SIEMPRE COMPAÑERA MARTHA FERRO".
Graciela-la asesina/detective/amiga.

Té la mà Maria - Reus dijo...

Nosotros queremos ser como Martha
que felices eramos cuando actuabamos como Martha

saludos

naz dijo...

La conocí sólo una vez, el resto fueron referencias. Lo único que puedo decir es que parece de esas personas que uno puede conocer a primera vista, su persona pareció estallar en mi cara aquella vez y vuelve a estallarme cada vez que se la nombra ( y no se la nombra pocas veces). Tomo esa característica como razgo de la inmortalidad mencionada, esa voz ronca me llega y llega su imagen al menos una vez por semana, tendré que verla me digo ahora, tendré que acudir a ese extraño llamado al que nunca hice caso, supongo que tiene para mí alguna palmeada de aliento y alguna que otra cagada a pedos.

Los Tiestos dijo...

Martha es una maestra sabia.Sus ojos ven hasta donde es necesario.Cada encuentro es de muchos años.Hace una eternidad que nos vemos y será siempre así.Lucy

silvana melo dijo...

Caramba, reina. A este ventarrón planetario sólo pudo despertarlo usted