miércoles, 26 de septiembre de 2007

Niño blanco


El niño vuelve a su cloaca a las ocho de la noche.
De día es un niño negro, puesto en el mundo de prepo, atrapado por el hambre. Camina con el ombligo al aire por una ciudad donde es solo y único. Que no repara en él. Ni lo repara. El pan que lleva en el bolsillo le costó una batalla de sangre con el viejo que duerme en la ochava y las cucarachas que trepan al amanecer por la boca de tormenta. De día es un niño negro entre gente blanca. Una mosca en la nieve. Una pizca violenta que altera la armonía del mundo.
De tardecita se vuelve a casa. Sube la tapa en medio del pavimento y baja la escalerilla musgosa que lleva al intestino de la ciudad. Millones de ratas negras le disputarán el pan. De noche es un niño blanco.

2 comentarios:

Té la mà Maria - Reus dijo...

bonitas palabras y bienvenida de nuevo

porque nos juzgamos a los culpables, la gente de bien tambien tiene esta misma respuesta, el dictador Franco murio en la cama, como el dictador Pinochet. La mayoria de la gente venia de una guerra civil y la transcición a la democracia, si se puede decir democracia el que nos impusieran un rey por dictado se hizo pactando, y como siempre salimos perdiendo el pueblo, es un largo debatir que si quieres podemos seguir haciendolo. En la juventud de ahora se ve otro camino, ya veremos

saludos y república

Anónimo dijo...

Qué buenoooo Silvana. Me encantó cómo lo relatas. "Que no repara en él. Ni lo repara" "una mosca en la nieve"...Tan crudo, tan triste...Tan real...Y además esa imagen. Tu texto me ha dolido hoy especialmente. Gracias por compartirlo. Un abrazo con agua que limpie los corazones que no son capaces de ver a esos niños mosca en la nieve.Erato