viernes, 18 de mayo de 2007

Espinas



Hay un planeta en el medio, en las axilas del desastre, en los pliegues del diluvio. Entre las espinas hay un pibe que desea una torta de azúcar y arroz. Y la toma. Con la otra mano, la que no sostiene la bayoneta. Es niño y duerme con un oso de lana las noches en que puede dormir.
En medio del fuego hay un gato de bigotes chamuscados. Es negro y tiene unos impactantes ojos verdes. Almuerza los muslos de un chimango malogrado. Y cuenta los minutos que vive de más. Entre las espinas y el fuego.
Dicen que hay un planeta en el medio. Un rincón impensable donde hay vida.
La guerra de todos los días, la guerra del calentador de llama mínima y el café sin café y el agua sin agua, es para conquistarlo.
Sólo hay que salir vivo.

3 comentarios:

chus dijo...

Te voy leyendo, no siempre dejo palabras después, pero me gusta mucho cómo cuentas las cosas. El mundo que describes en este texto es tan mundo, tan planeta norte/sur... Un saludo

pokito

Anónimo dijo...

Qu{e bueno lo tuyo, hermana!!!! Te felicito, te quiero mucho, y mi correo es elcruce@coopenet.com.ar

jose dijo...

Qu{e bueno lo tuyo, hermana!!!! Te felicito, te quiero mucho, y mi correo es elcruce@coopenet.com.ar